20 Jun, 2018 - 09:28
Menú

Comentarios

Va dir ...

-- Fernado Giner 21 Dic 2003

Online?
Actualmente hay 128 invitados y 0 usuarios registrados en línea.

Puedes loguearte o crear una cuenta nueva aqui.

e-madrid.org

e-barcelona.org
Mascarell: "Montoro debe entender que no es malo destinar dinero a la Cultura"

Un plenario unipersonal

Manifiesto de los trabajadores del MACBA

El Macba despide a nueve trabajadores, el 10% de su plantilla

NUEVO PLAN DE MASCARELL

e-norte

e-sevilla.org
[no title]

[no title]

[no title]

[no title]

[no title]

  : SEAMOS CONSCIENTES DE LA REALIDAD: HEMOS TOCADO FONDO

1195 lecturas 
General

"La espera de aquello que ha de venir no es esperanza, sino angustia". Simone Weil (1909-1943)

FRUSTRACIÓN GENERAL

Frustración es aquello que experimentan jóvenes de familias humildes que han estado trabajando para poderse sufragar los estudios, que se han sacrificado para conseguir esa licenciatura universitaria colgada en la pared de sus casas que hoy no vale para nada... los más afortunados están apilando cajas en algún gran almacén, otros, la mayoría, ven como pasan los años sin ofrecerse ninguna oportunidad, ningún horizonte profesional ni económico para sus vidas.



Frustración es la que vive el autónomo repleto de deudas por impago de sus clientes, amenazado de muerte por las grandes superficies, fagocitado por los bancos y los ICO, acreedores que quieren cobrar, seguridad social, asesoría, seguros , IBI, agua, luz, teléfonos y la sanción del inspector de consumo por haberse olvidado de ponerle precio a un artículo del escaparate. Muchos cierran sus negocios después de años sin pagas extras, vacaciones y trabajando con 39 º de fiebre.

Frustración es la que sienten los abuelos que hospedan a sus hijos, esposas y nietos, comiendo, cenando y durmiendo en sus casas porque han sido desahuciados de sus viviendas víctimas del paro y de unos bancos usureros que reclaman se les pague un dinero en nombre del "justo derecho de hipoteca". Sin vivienda y endeudados, una sentencia de por vida.

Frustración es la que afecta a la persona que advierte cómo gran cantidad de babiecas se han metido donde no cabían, incitados por entidades financieras y la perniciosa propaganda de consumo. Hoy, muchos naufragan y se ahogan mientras son pocos quienes se convierten en nadadores del piélago tecnócrata y capitalista que inunda el mundo entero.

Frustración es la del verdadero político o dimensión humana de la política, el cual no puede sentirse realizado porque el actual sistema político se aleja de la virtud y la armonía, de los principios y la dignidad. La justicia, por tanto, tampoco se puede realizar. Estos políticos saben muy bien que la recuperación del "crecimiento" es imposible.

UNA DEMOCRACIA DE MERCADO

Si hemos de seguir el dictado de los "mercados", si ha de ser una institución económica instalada en Bruselas o Nueva York y comandada por capitostes y banqueros del capital la que ha de determinar o dar el visto bueno a los presupuestos que deberían ser aprobados por los diferentes parlamentos de cada estado, ¿qué hacemos los ciudadanos yendo a votar? Dejémonos de historias: no vivimos en democracia sino en tecnocracia al servicio de un sistema capitalista que considera todo ser viviente "objeto" de explotación. Todo se monetiza sin compasión, razón por la cual el socialismo ya no puede mantener a "precio de mercado capitalista" la gratuidad de la sanidad, educación, servicios sociales, etc, obligándose a privatizar todo. El socialismo se apercibe que no puede "lanzar piedras a quien le ha dado de comer"... y sin rechazar el caviar o el cava reserva que en tantas "mesas de trabajo han negociado".

El resultado es una sociedad que vive, se esclaviza y amarga por el dinero en un mundo devastado por éste, ¿qué podemos esperar?

Cuando el poder del dinero se ha impuesto al cultivo de las virtudes humanas, ¿qué podemos esperar?

CRECIMIENTO ES AGRESIÓN Y EXTERMINIO

Cuando los políticos del sistema hablan de recuperar el crecimiento, lo hacen desde una visión de mundo particular, única y unívoca que se intenta universalizar con la globalización.
Partimos, pues, de la arrogancia de una política imperial que no desea escuchar ni saber de otras visiones de mundo no coincidentes con la idea de "desarrollo económico" como herramienta para conseguir una calidad de vida y estado de bienestar que estos pueblos no consideran necesario por una razón: son felices integrados en la naturaleza, durante milenios lo han sido ... ¿Quién ha ido a preguntarles, allá donde las multinacionales explotan, contaminan y matan sus hábitats y sus seres queridos, si están de acuerdo en cambiar de hábitos de vida? ¿Lo han hecho antes de estas criminales actuaciones? ¿Qué medio de comunicación del sistema (TV, prensa) se ocupan de informar estos crímenes de lesa humanidad que ocurren todos los días?

Estos pueblos tampoco merecen ser insultados tratándolos de subdesarrollados, ¿con qué derecho?

Somos nosotros, sin embargo, ciudadanos de países llamados "desarrollados y democráticos", quienes deberíamos aprender de aquellas culturas para así intentar reintegrarnos en la armonía dinámica de la naturaleza.

Pluralismo e interculturalidad entre pueblos están lejos del ideal capitalista y su sociedad, una sociedad donde ya es imprescindible hablar inglés para que "te tengan en cuenta", para "trabajar" y "competir".

El hombre occidental ha de conseguir, urgentemente, desconectar para reencontrarse con su fuente de vida y plenitud. No habrá salvación del ser humano sin salvación de la naturaleza.
Pero, es bastante difícil conseguir tal reto por una cuestión: las democracias, hemos dicho, lo han monetizado todo. Los mercados financieros controlan toda la economía del sistema, una economía obligada a un continuo crecimiento para sobrevivir.
Esta economía es primordialmente de "consumo", por esta razón ninguna "reforma laboral", por mucho que digan los políticos y los sindicatos, será efectiva. "Más y más" es el ideal de la misma: más consumo, más producción, más explotación del medio, simplemente no es posible, el planeta ya nos ha mostrado sus límites.

¿Qué es lo que hace crecer? ¿Qué enriquece a los bancos y las multinacionales? No es otra cosa que la explotación de los recursos naturales del planeta. Empresas como Repsol o Endesa están destruyendo ecosistemas y pueblos originarios, exterminando, asesinando sin piedad. Como estas empresas hay cientos en el mundo que, avaladas por políticas de instituciones democráticas y tecnocráticas (BM, FMI, OMC) y en nombre del "progreso", contribuyen a que cada día dejen de existir 47 especies de flora y fauna en el planeta; que cada año desaparezcan 15 millones de hectáreas de bosques tropicales; que anualmente se emitan a la atmósfera 25.000 millones de toneladas de CO2; que desaparezcan más de 100 lenguas o culturas cada primavera; que mueran 100 millones de personas de hambre cada Navidad; que hayan 6 veces más de residuos plásticos que plancton en los océanos (334.000 trozos por Km2); que la contaminación marina provoque la muerte de más de un millón de aves cada año y 100.000 mamíferos acuáticos; que la erosión de suelo o degradación de la tierra provoque pérdidas de entre 5 y 7 millones de hectáreas de terreno de cultivo anuales; que incluso las semillas de los principales cereales y frutas tengan patente; toneladas de mercurio en los ríos por la minería, contaminación por hidrocarburos y toxinas por los pozos petrolíferos, exterminio de ecosistemas y emisiones contaminantes por las hidroeléctricas, fábricas, autos, aviones... desplazamientos de población, esclavitud infantil, guerras y un largo etc. de iniquidades.

Insisto: por esta causa el planeta ha dicho basta, invalidando cualquier intento de "crecimiento", éste es totalmente imposible.

NO HABRÁ SALVACIÓN POSIBLE

Una cosa es cierta: si la política y los políticos basan su actividad primordialmente en un control económico a voluntad y beneficio de los "mercados" (legislando subidas de impuestos, luz, petróleo, etc.) en nombre de la deuda pública , el PIB, la inflación, el aumento del paro, "el stress" de la banca, etc.; si se alude a la competitividad, producción y consumo como herramientas para, ingenua y temerariamente, " recuperar el crecimiento ", entonces generaremos más deterioro del planeta y más conflictos bélicos, estaremos cavando nuestra propia tumba.

Hemos de unirnos en un frente común contra este "sistema" que nos está deshumanizando, pero antes debemos intentar detenernos para pensar y reflexionar qué es el ser humano, qué es la vida y a qué hemos venido a este mundo. Volver a plantearnos qué es la política y qué es el político, qué necesitamos para ser felices, para sentirnos realizados, para vivir la plenitud.
Lo importante es el amor por la vida, por las personas y por todo lo que vive y fructifica en nuestro alrededor. La relación entre las personas, lo que habla mi amigo, mi vecino, las personas que quiero, es más importante que lo que dicen la televisión o los diarios.

Debemos hacer un gran esfuerzo llamado decrecimiento: repartición del trabajo, consumir lo menos posible, desmonetizar alimentos y medicamentos básicos, privarnos de algunas "comodidades" domésticas, utilizar transportes públicos y ecológicos, utilizar bancos éticos, retomar economías primarias tradicionales, ser solidarios practicando la sobriedad, repudiar los ejércitos y la milicia, cambiar nuestra percepción de la naturaleza con actitudes de respeto e integración ... es este el verdadero sacrificio que hay que hacer y no aquel al cual nos "obligan" los actuales políticos del sistema a base de latigazos de impuestos para, según ellos, salir de la crisis.
El decrecimiento llevaría indefectiblemente a un hundimiento del actual sistema capitalista, democrático y político que ya ha agotado su credibilidad, conduciría a una crisis "consciente" no sin represiones, castigos e injusticias por parte de los gobiernos del capital.

Por otro lado (y seguramente así será), si todo sigue igual, o sea, que "la modernidad, prosperidad y futuro serán en función de la competitividad, producción, consumo y el crecimiento que nos aporta estado de bienestar, calidad de vida y felicidad ", no habrá salvación. Lo que habrá será más conflictos y guerras para controlar los recursos naturales. Habrá más contaminación, más agresión a la naturaleza. Habrá más personas esclavas del sistema y más frustración... hasta que el planeta diga basta.

Lluís Ronda (Dénia)
Sábado, 07 Enero, 2012   Enviar esta historia a un amigo  Versión imprimible  

Technorati iconDigg icondel.icio.us iconYahoo MyWeb iconGoogle iconMeneame icon

Comentarios

Mostrar Orden
por Anonymous
en 27 feb, 2012
[ Respuesta ]

EX-AMICS DE L'IVAM

Buscar Google
Búsqueda

InterACCIONES (post) ELECTORALES


Sobre las relaciones del arte con los mecanismos de participación política, no sólo electoral

Ara TV


e-valencia TV



Destrucción a toda costa
Informe anual de Greenpeace que analiza el estado del litoral Entre el lamento general y la falta de acción política para protegerlo, el litoral se nos sigue escapando entre las manos. Descargar PDF
Nuevo informe 2007

Relacionado

La noticia más leída en relación al tema General:
LA RIBERA EN BICI

Llenguatge
Idioma preferido:


Revista Mono


Mono Special Edition: e-valencia. Stuttgart. On Difference #1

Mono Blog


Tribuna blogs

*

*

*

AVUI

Bienal de Valencia
»»Bienal de Valencia_Participa««

»»Bienal de Valencia_Noticias««

»»Bienal de Valencia_Info««

Categorías

Ciutadans




 


 ¿Has perdido tu contraseña?
 ¿Nuevo usuario? ¡Registrate!